lunes, 28 de abril de 2014

El fútbol lo paga con Gerrard

Liverpool Gerrard Focus

   Era de esperar el planteamiento de Mourinho esta tarde en Anfield. El técnico portugués dio instrucciones a sus jugadores de que en los primeros minutos jugaran con calma, sin prisa, que no se precipitaran en ir a por la pelota cuando esta saliera del campo, buscando dejar pasar los primeros minutos. Esto quizá fue provocado por los grandes arranques que ha realizado el Liverpool esta temporada contra los equipos grandes - Tottenham, Manchester City, Manchester United y Arsenal han recibido un gol en los primeros 10 minutos -. Con los primeros 10-15 minutos pasados, el Chelsea se asentó atrás, muy solido y cerrado en todo momento, buscando dejar la puerta a cero y lograr un gol a la contra o a balón parado.

   Brendan Rodgers encontró la solución a este problema mediante el cambio de posiciones entre algunos jugadores. Sabiendo que el Chelsea iba a defender muy atrás con una pareja de mediocentros muy física y defensiva como es Matic - Mikel, decidió colocar a Coutinho y Sterling pegados a las bandas, que ultimamente venían jugando por detrás del delantero. El técnico inglés no pudo contar con Henderson, sancionado, ni con Sturridge, que se quedo en el banquillo lesionado, por lo que tuvo que alinear un trivote formado por Gerrard como mediocentro puro y Lucas y Allen como interiores.

Onces del encuentro

   La primera parte fue un dominio continuo por parte del equipo red, pero el Chelsea también dispuso de alguna ocasión a la contra, finalizadas casi siempre con disparos desde fuera del área. El Chelsea, con una pareja de centrales inédita formada por Ivanovic y el joven Kalas, que completó un gran partido, logro contener a Suárez durante todo el encuentro si sufrir exageradamente. El planteamiento a Mourinho le salió a la perfección. Al filo del descanso, Gerrard resbalo al controlar un pase de Sakho estando como cierre, lo que Demba Ba aprovecho para emprender la carrera y acabar batiendo a Mignolet por bajo.

   En la segunda parte el Liverpool acuso un poco su escasa profundidad de banquillo. Con el Chelsea todavía más encerrado, Rodgers buscó revolucionar el encuentro dando entrada a Sturridge por Lucas Leiva, pero el delantero inglés no estuvo fino. A partir de ahí, en el banquillo red solo estaba Iago Aspas como opción ofensiva. El delantero gallego, que había jugado solo 10 minutos desde enero, dispuso de otros 10 minutos en los que no estuvo acertado regalando dos posesiones, una en un corner, y sin aportar nada en área contraria.

   Ya en los minutos finales, con el Liverpool volcado al ataque buscando el empate desesperadamente, el Chelsea robo un balón y Willian y Torres montaron una contra plácida, en la que Torres realizo una conducción muy larga sin defensas de por medio y que acabo cediendo al mediapunta brasileño para que este marcara a placer. Antes de eso, Schwarzer había relazado un par de buenas actuaciones con el 0-1 todavía en el marcador que permitieron a los de Mourinho mantener la ventaja en el momento en el que peor lo estaba pasando su equipo.

Así terminó el partido el Liverpool, con defensa de tres y hasta cinco atacantes.


   Ahora el City con su victoria por 0-2 sobre el Palace se coloca a 3 puntos con un partido menos, que de ganarlo empataría a puntos con los reds y la liga se decidiría por golaveraje global, donde el City es superior con un +8, por lo que ahora los de Pellegrini vuelven a depender de si mismos para acabar alzándose con la Premier League.

No hay comentarios:

Publicar un comentario