jueves, 17 de julio de 2014

Toni Kroos, the german weapon


Aprovechando su maravilloso Mundial con la campeona del mundo y su flamante fichaje por el Real Madrid, en El Tiralíneas queremos dedicarle un pequeño artículo a su persona y a su trayectoria que a pesar de ser joven es muy interesante y nutrida. Ha adquirido un rol más anárquico en su etapa en el Bayern donde ha terminado de explotar con el técnico español Pep Guardiola.


TRAYECTORIA DEPORTIVA

Nació en Greifswald y desde muy pequeño estuvo obsesionado con el fútbol, llegando así al Hansa Rostock, club del que procedía cuando fichó por el Bayern de Múnich, que vista su calidad y su juventud (tan solo 16 años) pensaban en el para el filial, el Bayern de Múnich II.

Tras su paso por la cantera bávara contando con algunos minutos con el primer equipo (aunque pocos) se decidió por irse a un equipo de primer nivel en Alemania que le diera minutos además de poder participar en competición Europea, ese equipo era el Bayer Leverkusen. En el equipo de las aspirinas estuvo durante dos años donde de la mano de Jupp Heynckes creció mucho, haciéndose así un jugador mas maduro. Adquirió una enorme técnica (que actualmente lo caracteriza), optimizando su talento al servicio de su inteligencia, adaptando sus características a su velocidad de juego (no muy alta), siendo esencial en el último pase y teniendo un magnífico disparo.

Volvió a su equipo en la temporada 2010/2011, con el cual se asentó como titular nada mas llegar, jugando un total de 51 partidos en una temporada calificable de nefasta para los del Allianz Arena, no consiguiendo ni la Bundesliga (la ganó el Borussia Dortmund) ni la Champions (la perdió en la final en su estadio ante el Chelsea). Sería en la siguiente temporada cuando de verdad se completaría la versión más jugona de Kroos, llegando a jugar una cantidad total de 46 partidos (se perdió los 2 últimos meses de competición por lesión) en los cuales regaló 11 asistencias y metió 12 goles. Esta temporada con Guardiola ha terminado de madurar gracias a la gran competitividad que impuso el de Sampedor en esa zona del campo con Javi Martínez, Thiago o Lahm.

En la Mannschaft ha llegado a jugar 21 partidos internacionales, participando en dos mundiales, el de Sudáfrica donde tuvo poca participación en el juego al no ser titular y el de Brasil, en el que se ha coronado como uno de los mejores en su posición y ha hecho llamar la atención de clubes como el Real Madrid, que ha terminado fichándolo.

ANÁLISIS TÁCTICO EN LA ACTUALIDAD




Como vemos, Kroos ha desempeñado en el Bayern esta temporada un rol de distribuidor-llegador con el cual, a la vez que ser el eje central de la distribución de juego, era un llegador nato, llevando gran peligro a la portería rival. En este caso vemos como haría uso de su inteligencia de colocación y de su buena pierna derecha para poder dar pases de media-larga distancia que ayudaban mucho a desatascar las situaciones de hiperpoblación en el centro del campo. También sería una ayuda en el jugador sostén del Bayern (Javi Martínez), implicándose bastante en el área defensiva.

El papel que tiene en la selección alemana es prácticamente el mismo, quizás actuando algo más cerca del área y teniendo que implicarse menos en labores defensivas y distributorias al tener por detrás a Khedira y Schweinsteiger:



Centrándonos en su futuro, podríamos ver que según las necesidades del Madrid podría desempeñarse en diferentes lugares dentro del centro del campo:


En este caso desempeñaría el mismo rol que hemos comentado en el caso del Bayern, con lo cual su aclimatación sería mucho más rápida y no tendría que tener un tiempo para acostumbrarse a una nueva posición. En principio esta sería la estructura inicial del equipo dirigido por Carlo Ancelotti. Sería un 4-3-3 basado en el equilibrio total y además acabando con las carencias mostradas esta temporada en esa zona.

También cabría la opción de prescindir de Xabi Alonso y hacer un juego algo más ofensivo pero a la vez mucho más arriesgado en el que no habría prácticamente equilibrio. Pasando a jugar con un 4-3-2-1, teniendo la novedad de un mediapunta (sea Di María, James Rodríguez en caso de que se fiche, o cualquier otro que pueda desempeñar esa función). Los dos mediocentros defensivos serían creativos y por tanto no desempeñarían la labor defensiva a la perfección.

No hay comentarios:

Publicar un comentario